Información de contacto
Alboraya-Valencia:
Paseo de la Sierra D´Espadán 5/esc. 5/pta 18, 46120 Alboraya, Valencia
Móvil: 692754587
Email:


Viena:
Móvil: 00436645955672
Email:

Por favor, para acudir a la consulta se debe pedir cita antes. Gracias.

Homeopatía

Qué enfermedades o condiciones se pueden tratar con homeopatía?

La homeopatía puede ayudar en dolencias muy distintas.

Incluso los casos más graves pueden ser tratados y acompañados por tratamiento homeopático junto con la medicina tradicional. Estos son algunos ejemplos:

 

Enfermedades pediátricas:

Infecciones frecuentes, bronquitis, asma, dermatitis atópica,

Retraso en el neurodesarrollo de los niños

Insomnio en niños, pesadillas, parvor nocturnus, enuresis nocturna

Déficit de atención e hiperactividad, dificultades del aprendizaje

 

Enfermedades respiratorias:

Sinusitis, amigdalitis, asma, fiebre del heno, tos seca

 

Trastornos digestivos:

Diarrea crónica, síndrome del intestino irritable, dolores de estómago, acidez de estómago, vómito, colitis ulcerosa, morbus Crohn

 

Trastornos de riñones y vías urinarias:

Infecciones de las vías urinarias con frecuencia, incontinencia urinaria, insuficiencia renal, cálculos renales

 

Trastornos ginecológicos:

Trastornos de la menstruación, amenorrea, infertilidad, leucorrea, vaginitis, trastornos en la menopausia, verrugas genitales, trastornos durante o después del embarazo, mastitis

 

Trastornos urológicos:

Prostatitis crónica, cancer de próstata

 

Trastornos mentales:

Depresiones, estados de angustia, altibajos emocionales

 

Enfermedades neurológicas:

Esclerosis múltiple, neuralgias, jaquecas, ciática, trastornos de tics nerviosos, epilepsia, calambres, síndrome del pie inquieto

Cansancio crónicos, trastornos del sueño, estados de dolores crónicos

 

Enfermedades autoinmunes:

Miastenia gravis, púrpura tromobocitopénica trombótica, tiroiditis de Hashimoto eritema nodoso, etc.

 

Enfermedades cardiovasculares:

Arritmias, hipertensión, edema, infarto de miocardio, ictus; suplemental a la terapia tradicional!

 

Heridas de todo el tipo (para la aceleración de la cura en fracturas óseas, contusiones, hematomas, distensiones)

 

Enfermedades cutáneas:

Herpes zóster, recurrente herpes simplex (calenturas), dermatitis atópica, eczema dishidrótico , verrugas, etc.

 

En enfermedades oncológicas junto con la quimioterapia y radioterapia para fortalecer el sistema inmunológico y para aliviar los efectos secundarios.

 

Terapia homeopática:

Una enfermedad es un desequilibrio de la fuerza vital que se manifiesta a través de los síntomas. La tarea del homeópata es encontrar esos síntomas y recetar el remedio correspondiente.

Con una consulta detallada se averiguan los síntomas más importantes. El objetivo es encontrar el remedio que cubre todos esos sintómas.

Este remedio genera una leve enfermedad artificial que reemplaza la enfermedad natural y extingue sus síntomas.

Eso se recoge en la frase:„Lo semejante cura lo semejante.“

En otras palabras, el homeópata genera un impulso con el remedio homeopático que activa las fuerzas autocurativas del organismo.

Este efecto se ve muy marcado en enfermedades agudas, en las que los trastornos desaparecen rápidamente después de tomar sólo una o dos cucharadas del remedio.

 

¿Qué son síntomas en el sentido homeopático?

Para el homeópata es fundamental que el paciente se observe bien y que aprenda describir precisamente sus trastornos. Sólo entonces es posible hacerse una fiel idea de los síntomas presentes y seleccionar un remedio adecuado.

Estos síntomas se pueden mostrar no sólo en un nivel psíquico, sino también físico.

La localización y el tipo de sensación o dolor es, por ejemplo, sumamente importante. El paciente también tiene que observar si los dolores radian, si hay tiempos o circunstancias de agravación o mejora, por ejemplo acostándose, sentado, de pie, al caminar, con el movimiento, en reposo, etcétera.

Además es posible que un trastorno cambie al toser, deglutir, antes o despues de comer, al hablar, en el aire libre o en el interior, con calor o frío.

También pueden influir emociones cómo por ejemplo ofensa, rabia o pena.

 

Remedios homeopáticos:

Los remedios homeopáticos se elaboran de sustancias vegetales, animales o minerales, que se llaman cepas homeopáticas.

Esas cepas se trituran con lactosa y a continuación se diluyen y se sacude varias veces con alcohol.

Ese proceso se llama potenciación, un procedimiento que refuerza las capacidades curativas de esas sustancias.

Segun el nivel de la dilución se habla de potencias D (decimal), si se diluye 1:10 y de potencias C (centensimal), si se diluye 1:100.

A partir de la C30 es una potencia alta, que normalmente no se repite más frecuentemente que cada 35 días.

Las potencias Q (quinquagintamilesimal, 1:50000) son potencias líquidas, que a causa de su dilución especial se pueden tomar diariamente.

 

Proceso de un tratamiento homeopático:

El primer paso es la consulta iniciál que dura entre 1 a 2,5 horas.

A continuación se examinan  y evaluan los síntomas en detalle y se receta un remedio lo más semejante posible a los síntomas del paciente. En la mayoría de los casos se da una dosis única. El paciente toma los 2-3 glóbulos en la boca y los deja disolver debajo de la lengua.

El remedio ejerce un impulso que activa las fuerzas autocurativas del organismo.

En general se espera de 5 a 8 semanas después de la toma de una potencia alta antes de administrar otro remedio.

Por eso la segunda consulta se planifica después de 5-8 semanas.

En este período es fundamental que el paciente observe todas las reacciones que va experimentando para informar al homeópata sobre ellas en la consulta siguiente.